Premio Goya a la Mejor Película de Ciencia Ficción: “El guardián de la longevidad celular”


La industria de los alimentos funcionales, la gran perjudicada por la aparición de un reglamento europeo que prohíbe anunciar a los productos alimenticios ningún tipo de propiedad saludable sin respaldo científico, tiene un nuevo sucesor a la hora de usar el marketing pseudocientífico para publicitar sus productos: el sector de la cosmética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario